logotipo fortuny ES EN |
bolita bolita bolita
Fundación Casa Ducal de Medinaceli Fundación Casa Ducal de Medinaceli Fundación Casa Ducal de Medinaceli

FUNDACIÓN CASA DUCAL DE MEDINACELI

www.fundacionmedinaceli.org
Fundación Casa Ducal de Medinaceli

FUNDACIÓN CASA DUCAL DE MEDINACELI

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli constituida en 1978 y aprobada por orden ministerial de 20 de Octubre de 1980, es una institución cultural privada creada por voluntad de la Excma. Sra. Doña Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, XVIII Duquesa de Medinaceli, con el objeto de, conservar, restaurar, reintegrar, estudiar, promover y difundir el patrimonio histórico tanto material (inmueble, mueble y documental) como inmaterial (tradiciones, devociones, rituales, ...) vinculado, a través del tiempo, a su Casa.

En sus más de treinta años de existencia, la Fundación Casa Ducal de Medinaceli ha logrado reunir por diferentes vías una parte significativa del patrimonio histórico vinculado a la Casa de Medinaceli y a sus agregadas que ha sobrevivido hasta nuestros días. Especialmente relevante es el patrimonio arquitectónico que gestiona, disperso por toda España y caracterizado por su diversidad pues reúne ejemplos señeros de todas las formas y épocas de la arquitectura histórica española, desde la palaciega, tanto renacentista (Casa de Pilatos en Sevilla y Palacio de los Cobos en Úbeda) como barroca (Palacios de Medinaceli en Soria; de Oca en Pontevedra y de los Acebedos en Cantabria), hasta la arquitectura fortificada (Torre-Fortaleza de San Miguel das Penas y de Torés en Lugo; Castillos de Feria y Nogales en Badajoz; Castillo de los condes del Castellar en Cádiz y Castillo de Sabiote en Jaén), pasando por la arquitectura civil hospitalaria (Hospital de San Juan Bautista o de Tavera en Toledo), por la arquitectura religiosa (Sacra Capilla del Salvador en Úbeda, Colegiata de Castellar en Jaén y Basílica de Jesús de Medinaceli en Madrid) y finalmente por la funeraria (Mausoleo de los Adelantados Mayores de Andalucía en la Cartuja de las Cuevas de Sevilla y panteones de los duques de Denia y de los marqueses de la Torrecilla).

La colección mueble de la Casa de Medinaceli ha sido de las pocas pertenecientes a las grandes casas de la nobleza española que llegó casi íntegra al siglo XX, dividiéndose en seis particiones a principios de éste. La reconstrucción, hasta donde sea posible, de aquella colección es una de las guías de acción de la Fundación que hasta la fecha ha conseguido aglutinar partes muy significativas de ella. Es imposible siquiera evocar el conjunto de la colección formada por más de dos mil piezas, por lo que nos limitamos a reseñar a vuelapluma lo más destacado. En pintura sobresale especialmente la pintura italiana con obras de Giovanni Antonio Bazzi (1477-1549); de Sebatiano del Piombo (1485-1547); de Fabrizio Santafede (1560-1635); de José de Ribera (1591-1652); de Micco Spadaro (1609-1675); de Salvator Rosa; de Luca Giordano (1634-1705) y Gaspar Van Wittel (1653-1736) entre otros. En la pintura española destacan Sánchez Coello (1531-1588; El Greco (1541-1614); Pantoja de la Cruz (1553-1608); Zurbarán (1598-1664); Carreño de Miranda (1614-1685), Agustín Esteve (1753-1830) y Álvarez de Sotomayor (1875-1960) entre otros. No menos importante es la colección escultórica, con una colección de arqueología clásica formada en Nápoles en el siglo XVI que a la importancia de sus piezas une la singularidad de ser la única colección del renacimiento español conservada en su ubicación original, con la única escultura de Miguel Ángel conservada en España, un San Juan Bautista niño, la última obra del mejor escultor del renacimiento español, el Sepulcro del Cardenal Tavera de Alonso Berruguete y la única documentada del Greco, un Tabernáculo con Cristo resurrecto por citar sólo lo excelso de un conjunto que llega hasta la contemporaneidad con un Baco de Mariano Benlliure. A todo ello habría que añadir una serie importante de piezas de artes suntuarias de los siglos XVI al XVIII.

Todo este patrimonio tiene su reflejo y complemento en el Archivo Ducal de Medinaceli, uno de los ejemplos más significativos de continuidad histórica en la conservación del patrimonio documental. Desde la Cataluña carolingia (Siglo IX), el archivo se ha ido formando por la sucesiva agregación de Casas y Estados de los diversos reinos peninsulares por lo que conserva documentación de todos los territorios que hoy conforman España, e incluso de buena parte de Europa por los cargos que muchos miembros de la Casa Ducal ocupaban en los diferentes territorios de la Monarquía Hispánica.

La singularidad del proyecto de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, radica en que sus recursos no dependen de un tercero, sino del propio cumplimiento de los fines fundacionales mediante el uso cultural y turístico de su patrimonio. Este camino exige la extensión de la conciencia de que el coste de la conservación del patrimonio histórico no puede recaer exclusivamente sobre las administraciones ni éstas pueden pretender este monopolio, sino sobre el conjunto de la ciudadanía siguiendo el modelo de los diversos National Trust, especialmente del británico. Otro de los valores que guía la acción de la Fundación es que la conservación del patrimonio debe enfocarse de forma holística y no reducirse a la restauración de monumentos o de obras de arte singulares, sino extenderse a la protección de los paisajes, de los entornos y de la cultura material e inmaterial que lo sustentan y le dan sentido.

updown
Creada por Ekosistema